ÚLTIMA RENOVACIÓN :NOVIEMBRE 2016

ME LO EXPLICARON Y LO OLVIDÉ, LO VI Y LO ENTENDÍ, LO HICE Y LO APRENDÍ ( ANÓNIMO )

         
PINCELADAS POÉTICAS

Este poema es como un álbum fotográfico de Tuéjar. Se inicia en el río y termina en el desfile de San Cristóbal. Y es que con el arte que rebosa nuestro amigo Paco Camps, se puede hacer el recorrido sin salir de casa; pero viendo las imágnes en nuestras retinas como si acabáramos de venir del Azud, de la Subida de la Virgen o del desfile de San Cristóbal. Gracias , Paco, por refrescarnos la memoria y por hacernos ver que tenemos un tesoro que no apreciamos en lo que vale porque lo vemos todos los días. Hace falta verlo de tarde en tarde para valorarlo. Hay otros sitios que "venden" mejor sus "cosicas"; cierto, pero la sustancia es la sustancia. Lástima que por las burocracias estúpidas y por las rivalidades más estúpidas aún de mezquindades políticas tengamos desasistidas muchas de las joyas de nuestro tesoro. Esperemos que esto cambie y mientras aprendamos a valorar leyendo estas PINCELADAS

 
 

 

 

Tuéjar, se pinta de belleza transparente.
Es como un lienzo en movimiento...
la belleza de su río, el batir de su corriente,
fresca y pura, brota, de su nacimiento.

Su remanso, donde duerme cristalina,
el llorón y los chopos, le regalan coloridos...
formando un agradable micro clima;
los baladres y zarzales, asomándose floridos.

Él, nos riega nuestras huertas, muy lozanas...
de patatas y cebollas, de legumbres,
la canaria, las peras y las manzanas...
y él, discurre bullicioso entre las cumbres.

Y va saltando a los pozos, esculpiendo,
paisajes, que adorna la madreselva...
y entre los juncos salvajes, discurriendo,
decora, sus orillas, en nuestra vecina Chelva.

Y discurre generoso, pasea por varias villas,
para unirse al Turia, más caudaloso...
esculpiendo con su arte, las maravillas...
la serranía... que es, nuestro paisaje hermoso.

En la cresta del monte, nuestra historia...
y del medievo árabe, también los arrabales,
que sus restos sellan la memoria...
de la época romana, puentes y viales.

Al pie del rambla, la prehistoria...
muestra su arte en los corrales,
de nuestros ancestros y su gloria,
y de su vida dura, en estos lares.

Y hoy, se visten renovados los secanos...
de almendros y frondosas oliveras,
esfuerzo y mañas de huertanos,
que como apaño, plantaron las higueras.

Tuéjar es un pueblo, muy acogedor,
donde se vive el cariño de sus gentes,
su cocina, da lustre al cuchillo y tenedor,
y a la cuchara, con sus platos de caliente.

Y recreando en su arte religioso,
Nuestra Señora de los Ángeles,
nuestro templo es, de lo más hermoso...
y orgullosos de su belleza, están sus fieles.

Y ese lienzo, en verano resplandece,
la Virgen de Agosto, las calles engalana,
y el pueblo, sus gracias agradece...
y le rinde honores, por más de una semana.

Nuestra Señora muy digna es la que invita,
la lleven en procesión, en anda preferente...
acompañada por devotos desde la ermita,
en las fiestas que son un referente.

San Diego, nuestro patrón, en él recala,
el fervor de su aura, se desprende...
y con San Cristobal, viven días de gala,
y de los accidentes de coche, nos previene.

En la Virgen de Agosto, todo resplandece...
el pueblo y el río, se llena de gentío,
refrescando del solano, que se mece...
en el verano serrano, con su brío.

 

Francisco Camps, 2016

 

 
       
         
  PARA IR A LA PÁGINA DE INICIO, PINCHA EN EL ICONO