ÚLTIMA RENOVACIÓN : AGOSTO 2014

ME LO EXPLICARON Y LO OLVIDÉ, LO VI Y LO ENTENDÍ, LO HICE Y LO APRENDÍ ( ANÓNIMO )

NUESTRAS SECCIONES

    MAESE FRANCISCO      

Relato corto que es el argumento principal de un cuento que, con tiempo, espero poder acabar de una vez. Lo presenté a la última edición del Cuentabandos y ahora se lo presento a ustedes por si les gusta.

   
           

Era cosa de ver.

Cuando tañía la campana de la ermita, las abejas del contorno se posaban y cesaban de mover sus alas. Atendían  a la historia que la  campana de Maese Francisco contaba.

Muchos años atrás, Maese Francisco, carpintero de la villa, fue acusado de brujería al Santo Oficio.

Su delito no era tal.  Él interpretaba los mensajes que los animales le daban y a su vez él hablaba con ellos. Y gracias a esa virtud había avisado de la llegada de miles de ratones, de la aparición de cientos de víboras o de la huída de poblaciones enteras de conejos por la presencia de zorras.


Sucedió que  un rayo destrozó la campana de la ermita. Maese Francisco hizo un molde de madera y pidió a las abejas que lo cubrieran con cobre y estaño que obtenían de libar  flores que brotaban en las rocas.

En pocos meses una hermosa campana volvía a sonar en la ermita.

Maese Francisco fue reconocido por sus vecinos como hombre sabio y no como brujo.

Desde entonces, en una esquina del campanario, hay un enjambre que repara con sus antenas los pequeños arañazos del badajo y del tiempo.

   
             
   
             
   
                     
Y, en fin, para cualquier cosa que quieran ustedes decirnos...   carlostuejar@gmail.com