ÚLTIMA RENOVACIÓN : AGOSTO 2014

ME LO EXPLICARON Y LO OLVIDÉ, LO VI Y LO ENTENDÍ, LO HICE Y LO APRENDÍ ( ANÓNIMO )

NUESTRAS SECCIONES
ATLAS TOPONÍMICO o el censo de los sitios

Los que tenemos cierta edad conocimos al Tío Victorio, enciclopedia viviente del término. Él, pastor toda su vida, conocía, situaba y recitaba de memoria simas, barrancos, corrales, fuentes… Habían sido muchos años de patear el monte con el “ganao”.  Él acompañaba a ingenieros, forestales y a todo aquél que necesitara de sus conocimientos a los rodales que fuera. Participó en las tareas de parcelar el monte en el año 52 y fue ayuda imprescindible para la construcción de obra pública o en trabajos forestales. Era la época todavía del Tuéjar agrícola, el que todavía no había sufrido el zarpazo de la emigración, el que tenía en la huerta, en el ganado y en secano sus tres fundamentos. Era el Tuéjar de la merienda para los trabajadores que volvían al ponerse el sol y el Tuéjar de las  “masás”. En definitiva era el Tuéjar en el que la necesidad hacía virtud y esa necesidad hacía que las gentes conocieran palmo a palmo su territorio, el nombre de sus lugares, fuentes, simas, cuevas, barrancos, solanas, masías, etc, etc, etc.

Si a uno le dicen que le van a presentar a un Ingeniero en Geodesia y Cartografía, se pone de punta en blanco pensando que tiene que ser lo menos un sabio de estos más serio que yo qué sé;  pero no, éste Ingeniero en Geodesia es un tipo de lo más normal, de lo más campechano y que tiene una sonrisica y un “parar” que enseguida te ganan y te dan la confianza para hablar con él como con un amiguete de toda la vida.

Y es que en eso consiste la sabiduría, en la humildad y la cercanía. Pues ese es el caso; el de Carlos Embuena, un Ingeniero en Geodesia que ha puesto en el siglo XXI al Tío Victorio. Ha pasado a papel el censo de lugares, calles, simas, pozos, ríos, cuevas, masías, lomas,  en fin de todo aquello que tiene un nombre con qué reconocerse en el término municipal. Se ha cogido al Tío Rihuete, se ha cogido sus “aperos” de mapas, aparatos y demás, y se ha tirado al monte en el buen sentido de la expresión y nunca mejor dicho.

Ha sacado a la luz un Atlas toponímico del término. Traducido, un libro en donde nos aparecen todos los lugares con su nombre y su situación tanto de dentro de la población como del término municipal. No falta de nada, hasta  el comentario del personaje o de cualquier aspecto histórico.

Está su situación con sus coordenadas, su longitud, o su altura según se trate. La obra tiene a mi juicio varias partes, una primera donde personajes implicados en la obra, desde el Presidente de la Diputación hasta el mismo autor, comentan el libro y de la que hay que destacar varias cosas.

Una que es la primera vez que se hace un Atlas toponímico de Tuéjar, que se nos dice qué quiere decir eso de toponímico ( que es que  hace referencia al nombre de los sitios), que este estudio es “piloto” y que  será el que abra una base de datos  toponímicos de la Comunidad Valenciana en Internet del Instituto Cartográfico Valenciano. En definitiva, que Carlos, además de habérselo “ currao” es que le ha quedado de cine. Ah, a destacar también las fotos, una pasada. Alguna o bastantes de nuestro amigo y colaborador José Ramón. 

Una segunda parte está formada por la relación de todas las calles, plazas, edificios principales, etc que hay dentro del pueblo. En algunos casos se dan datos complementarios del personaje al que va dedicada la calle u otros por el estilo. Está todo muy actualizado hasta yo diría que este 2012, año en el que ha sido impreso el libro. 

En un tercer apartado nos encontramos con cerca de 800 nombres de sitios fuera del pueblo, pero claro dentro del término. Fuentes, cuevas, masías, ermitas… De nombres familiares algunos, raros otros, desconocidos por completo. En fin que, si no se recopilan y se sitúan ya en el mapa, el nombre de esos lugares, su situación y su historia, se irían al olvido en cuestión de muy pocos años a la marcha que va esto

En cuarto lugar nos encontramos con mapas varios en los que uno puede situar aquellos puntos de los que se habla en el libro. Y, para acabar, un quinto tramo en el que se da relación de los “rodales” en que quedó parcelado en 1952 ( hace 60 añitos) el término municipal. Al final, también los mapas correspondientes a esta parcelación del 52.

 

La obra supongo que podrá ser consultada a través de la Biblioteca Municipal. Supongo que también cuando se informatice toda ella y se suba a la web del Instituto Cartográfico, pues será de acceso universal. Para los que la consulten y quieran situar con precisión los lugares, les recomiendo usar un visor del Ministerio de Agricultura, creo. Y, para los que no se aclaren mucho, en la imagen, verán cómo tienen que hacer para localizar por las coordenadas cualquier punto en él.

Enhorabuena, Carlos, porque es una obra que suma, que aporta , que hace más importante a nuestro pueblo y que ayuda a mantener con vida tantos y tantos lugares que para generaciones de tuejanos han tenido y tienen un sabor especial. Para los que no los conocen, les sitúan y para los que son de fuera y quieran ver, les animan. Y yo, por mi parte, me comprometo a coger a mis abuelos, El Tío Quico y el abuelo Rayano y servirles todas las leyendas que sobre algunos de estos lugares existan; pero eso ya será un poco más adelante.

¿Que quieren localizar los sitios de los que se nos habla de un modo directo? Se me vayan a la página esta SIGPAC y una vez en ella, como pongo en la imagen, primero van a " Buscar", que son los primáticos esos, luego seleccionan COORDENADAS, por último ponen las que vienen en el libro X e Y en sus sitios, y a buscar...

Con este simple procedimiento y usando estos recursos, hasta los que no han chafado nunca este territorio, se van directicos a sitio. Y así, si un día quieren venir a comprobar " in situ" lo buena que es el agua de esa fuente o lo bonica que es esa cueva o simplemente a disfrutar de naturaleza, pues ya no se nos pierden.

               
     
  CONTACTA CON LA TUEJANICA