ÚLTIMA RENOVACIÓN : AGOSTO 2016

ME LO EXPLICARON Y LO OLVIDÉ, LO VI Y LO ENTENDÍ, LO HICE Y LO APRENDÍ ( ANÓNIMO )

NUESTRAS SECCIONES
Mª ROSA, LA ESCOBERA; Mª ROSA, LA MONJA

Era una mujer menuda y de apariencia frágil, pero quienes las conocimos aunque sea poco, sabemos que eso era la cáscara, porque el interior era todo lo contrario. Mª Rosa , la Escobera, se hizo monja muy joven y se fue de misionera. Le tocó ir a Perú y allí ha vivido hasta ayer, día 15 de agosto, haciendo el bien.

Vino unas pocas veces a España, pero antes de llegar ya estaba pensando en volverse. Cuando venía tenía siempre una cita con Tuéjar y aquí nos enseñaba una lección que jamás aprendimos: valorar cuanto tenemos. El Ayuntamiento la nombró Hija Predilecta en el 2005 y en la Tuejanica les puse la correspondiente reseña. Ese año tuve el placer de hablar con ella durante mucho rato y pedirle que me dejara grabar la charla, que no entrevista, y accedió. En esa charla, como ya decía en aquella edición de la Tuejanica nos dio un repaso a la sociedad de consumo que temblaba el misterio. Eran años de vacas gordas, no nos queríamos dar cuenta de que nos estábamos pasando y nos terminamos estampando en la curva de lo que se llamó "crisis"; pero ella no me hablaba de la crisis económica sino de la de valores, y esa aún es mucho más grave, profunda y peligrosa.

Volvió a su Iquitos y, hasta que la enfermedad de corazón no se agravó, allí vivió. Era feliz porque no tenía un duro, mejor dicho un sol, que es su moneda; pero en cambio tenían una felicidad y una alegría que no la encontramos aquí ni por todo el oro del mundo. Ochenta y cuatro años en aquellas condiciones de vida son más de un siglo en nuestra civilización; pero sobre todo 84 años ayudando a cambio de nada son una eternidad de agradecimientos. Me imagino, querida tuejana, que llegaste a un acuerdo con la Purísima para irte en día tan señalado con ella. Descansa en Paz, Mª Rosa.

 

 

       
  VOLVER A LA PÁGINA DE INICIO
CONTACTA CON LA TUEJANICA