ÚLTIMA RENOVACIÓN : JULIO 2014

ME LO EXPLCIARON Y LO OLVIDÉ, LO VI Y LO ENTENDÍ, LO HICE Y LO APRENDÍ ( ANÓNIMO )

NUESTRAS SECCIONES
                                 
          LA CEBOLLA        
      Parece mentira que algo tan próximo, tan cercano, tan cotidiano, tan humilde, sea a la vez tan desconocido, tan singular, tan importante, tan histórico, en suma...tan honorable como nuestra querida cebolla, sí esa, la de la ensalada, la de las morcillas, la del la tortilla de patata, la de las patatas fritas...      
               

La Cebolla

 

Cebolla blanca y húmeda,
que haces llorar a quien te corta,
o a quien de cerca te vea.

Viniste de Persia
y de la antigua Caldea.
Alimento de muchas colonias,
sembrada en los campos
de la gran Babilonia.

Te llevaron a Egipto
y te convirtieron en sagrada,
exenta de todas las  banalidades
rendiste grandes honores,
a muchas Divinidades.

En Caldea, te consumías
en trípodes crematorios,
eras en Egipto, en regias tumbas
y en ricos mortuorios.

Consumida por los romanos,
por los plebeyos y los ricos.
Te atribuyeron sin duda
además, poderes mágicos.

A través de los tiempos
en la Mediana Edad,
alcanzaste tu momento
de más, celebridad.

En las grandes hambrunas
mitigaste el hambre
de sanos y febriles,
engordando y sanando
a los más débiles.

Tan buena descubrieron
que tu carne era,
que te expandiste por los campos
de Europa entera.

En Francia, crearon platos
los grandes cocineros,
y los de abundante cebolla
fueron los primeros.

 

 

En España se consumió
y después del descubrimiento,
cruzó el Atlántico
y en el Nuevo Mundo,
también se cultivó.

Si consumes una diaria
estarás más protegido
de ciertas enfermedades.
Y la trombosis coronaria
habréis vencido
y quizás también, la malaria.

 

 

 

 

Hasta Tuéjar llegaste
con tu semilla,
y sus labriegos te cultivaron,
de maravilla.

Francisco Camps, 2010

 

 
         
               
                       
                 
                       
                   
                       
                                 
   
                                 
  Y, PARA CUALQUIER COSICA QUE GUSTEN... carlostuejar@gmail.com