ÚLTIMA RENOVACIÓN : OCTUBRE 2013

ME LO EXPLICARON Y LO OLVIDÉ, LO VI Y LO ENTENDÍ, LO HICE Y LO APRENDÍ ( ANÓNIMO )

IGUALES; PERO CON MÁS MÉRITO. MANOLO, EL DE LA TÍA MILAGROS. cap.IV

En la vida deportiva de Manolo hay una experiencia nueva que nos cuenta y que le deja entusiasmado, la de entrenador. No dejen de observar con qué sentimiento nos cuenta ese trozo de su vida porque tiene su "sabor".

CAPÍTULO I CAPÍTULO II CAPÍTULO III CAPÍTULO V CAPÍTULO VI

CAPÍTULO IV: UN LÍDER, EL ABUELO.

De nuevo en España, y casi siempre, por octubre más o menos, comenzó la liga 1978-79. Se me presentó la ocasión de jugar en otro equipo, el Avant. Ya sabía de antemano que iba a un club muy joven, de hecho me llamaban cariñosamente “abuelo” pues eran chavales de entre 15 a 18 años como mucho. No habían ganado ningún partido desde que comenzaron, pues el chaval que formó el equipo, que salió de nuestro club, hacía de entrenador y jugador y no eran muy expertos todavía. Llegué y comencé a entrenar con ellos y a preparar la liga que ya la teníamos encima. Al mismo tiempo, el que fue mi equipo  pasó a ser patrocinado por Ortoprono y con estos dos cambios comenzó la liga con la enorme sorpresa que mi nuevo equipo, que no ganaba nunca ningún partido, de repente, jugó por primera vez contra el que fuera mi anterior equipo con la gran sorpresa para  todos que fue, mi equipo de chavalines, el que ganó por un punto, no solo una vez, sino que el segundo partido de nuevo, los míos volvimos a ganar de un solo punto.

 Los familiares de los chicos, padres y amigos estaban conmigo que no cabían de gozo, casi llorando al ver la sonrisa de los chavales que por primera vez se sentían orgullosos del deporte que al mismo tiempo, era como método de rehabilitación y de alguna forma también de inserción a la sociedad. Pero la cosa no acabó aquí, llegó el momento de jugar contra el equipo de porcelanas Lladró. Este partido lo jugamos en La Salle de Paterna porque llovía y nos tocó alquilar la chancha que era cubierta. Transcurrió el partido y veíamos que, si lo hacíamos bien, teníamos posibilidad de ganar también , así que nos pusimos las pilas y cuando el árbitro pitó el final, nadie se lo creía, habíamos ganado también ese gran partido.

 

Por primera vez en su historia los muchachos ya sabían lo que era ganar. Los familiares de los chavalines, me tenían casi como a un dios, pero la realidad es que como casi siempre una buena dirección del equipo es muy importante para que la lucha dé sus merecidos frutos, a parte mucho entrenamiento y contra más duro, mejor, pues de ese modo puedes aspirar a intentar ser un buen jugador y afrontar la vida con más optimismo pues uno mismo se da cuenta que puede llegar a ser GRANDE en el transcurso de esta vida.

DE TAL PALO….
Ya terminada la liga, llega el atletismo. Nos desplazamos a Castellón para el campeonato de la Generalitat y al margen de las otras pruebas, recuerdo que fue la primera vez que competía en la prueba de 1.500 metros quedando en segundo puesto. Tengo que decir, que ya me había estrenado como corredor de fondo, pues hice alguna carrera porque ya me picaba el hacer largas distancias. Corrí la milla urbana en un barrio de Valencia y también la famosa Volta a Peu de valencia. Esta prueba la hice durante unos cuantos años.
Tengo varias anécdotas, una de ellas fue que me marché de mi casa a Valencia en la silla de ruedas, hice la carrera y me volví a casa en la silla, total que para hacer 8 kms, corrí casi 25 y la otra, nos bajó un vecino a mi hijo que tendría unos 9 añitos y a mí y nos dejó junto a la salida y se marchó. La “carrera” fue una prueba que quería recorrer el chaval y allí que nos lanzamos mi hijo que tendría 8 ó 9 años y por supuesto teníamos que ir al ritmo que podía soportar un cuerpo tan pequeño como el de muchos otros niños que igualmente hacen dicha carrera con sus respectivos padres. El caso es que una vez terminada dicha prueba, nos volvimos a casa andando, con lo cual hicimos 16 Km. En vez de 8.

 

     
   
    CONTACTA CON LA TUEJANICA    
               
  IR A LA PÁGINA DE INICIO